post

Las grandes competiciones del fútbol alteran el comportamiento entre las sábanas

El sexo parece ser un gran damnificado del fútbol. Y no solo por cuenta de técnicos que les prohíben a sus jugadores tener relaciones sexuales con sus parejas, sino porque un buen números de fanáticos prefieren estar frente al televisor antes que estar entre las sábanas. Una encuesta realizada en Europa arrojó una información bastante interesante. Los fanáticos y aficionados prefieren ver un partido de fútbol antes que un encuentro sexual en un 72%.

La idea de que el deporte no es compatible con el sexo, no es algo nuevo, esto es algo que surgió desde la antigua Grecia. Los griegos consideraban que el semen era la fuente de la fortaleza masculina y sacarlos suponía un desgaste energético. Un estudio publicado por la revista Clinical Journal of Medicine llamado “Does sex the night before a competition decrease performance?”, dice que la abstinencia previa a una competencia deportiva es un mito. Por el contrario, el sexo desestresa y al contrario de lo que piensan muchos directores técnicos, ayuda a los jugadores a eliminar tensiones en sus cuerpos y concentrarse en los momentos más decisivos. Por cierto, varios deportistas se masturban antes de una competencia justo para eliminar un poco de estrés.

Otras opiniones como la de Un Hakes, entrenador alemán de atletismo, asegura que el sexo es cuestión de género, pues mientras que a las mujeres les resulta una maravillosa herramienta para dar energía y es muy recomendable, en los hombres provoca el efecto contrario. Señala que muchas periodistas de alto rendimiento tienen sexo antes de una competencia importante. Lo mismo sucede para los jugadores de fútbol. Hay médicos que dicen que no es el sexo lo que preocupa a los entrenadores, sino las condiciones en la que lo tienen. Tener relaciones normales no es problema alguno, sino la estabilidad emocional del atleta, y ahí el sexo puede ser un problema. Los deportistas son personas, con problemas, jóvenes que también son vulnerables, como todos y en muchos casos un encuentro sexual no resulta la forma ideal y puede afectar a las personas.

Pero no en todas las concentraciones no habrá sexo. Luiz Felipe Scolari, director técnico de Brasil, país madre del fútbol dijo que “el sexo previo a los partidos es completamente normal”. Lo respaldó el entrenador Francés, Didier Deschamps, quien le dijo a sus jugadores que no tienen prohibido nada.

Un tercer tiempo

El problema es que la falta de sexo en el fútbol llega hasta los que no juegan. La mayor parte de los aficionados de este deporte en el mundo han confesado que prefieren ver un buen partido a una relación sexual. Muchos incluso les han sacado tarjeta roja a sus parejas durante los encuentros deportivos. ¿terminara el mundial con la vida sexual?

Es un tema que suele preocupar a los empresarios del mercado erótico en todo el mundo, que de alguna u otra forma se ven afectados por competiciones deportivas de gran escala, en especial las de fútbol. Que se ven obligados a hacer publicidad en exceso para que las personas no olviden hacer el amor.

post

El fútbol y los idiomas

Si hay algo fascinante dentro del fútbol es la capacidad para poner de acuerdo a personas que hablan diferentes lenguas. Once personas en una cancha, todos criados en diversos idiomas, deben entenderse para conseguir un bien en común. Ya lo decía Mandela: “el deporte tiene el poder de transformar el mundo, de unir, de inspirara a la gente como pocas cosas logran hacerlo.

Gracias al curso de inglés para niños en Kids&Us los niños pueden aprender otro idioma, de esta forma tendrán otra opción para comunicarse dentro de la cancha.

Como lingüista y aficionada al deporte, en ocasiones suelo recurrir a ejemplos de deportistas de mis clases de enseñanza de idiomas. Planteando preguntas a mis estudiantes como las que les mostraré aquí:

¿Aunque estaba en inmersión lingüística, porque David Beckham no aprendió español?

¿Por qué Iniesta y Messi, criados en Cataluña, no hablan catalán?

Aquí las responderemos.

¿Aunque estaba en inmersión lingüística, porque David Beckham no aprendió español?

Siempre le pregunto a mis estudiantes cuál es la mejor forma de aprender un nuevo idioma, todos apuntan hacia la inmersión lingüística: vivir en el país que se habla el idioma es la mejor forma de aprenderlo ¿entonces por qué David Beckham nunca llegó a hablar español?

Lo primero que radica aquí es la necesidad, nunca tuvo la necesidad de aprender español, ni para su dia a dia ni para jugar al fútbol. Segundo, para algunas personas y en este caso David, aprender español, no le reportaba ningún beneficio. Y finalmente, el verdadero concepto de inmersión: vivir en un país no te garantiza una verdadera inmersión. La inmersión pasa por la integración en la sociedad que habla esa lengua, y ya me dirán que integración podría tener David, si su mujer detestaba España.

¿Por qué Iniesta y Messi, criados en Cataluña, no hablan catalán?

El FC Barcelona es sin lugar a duda uno de los grandes estandartes del catalán. Hable o no catala, todo culé conoce el himno del Barca y ha gritado en más de una ocasión “Visca Barca”. Retomando el concepto de inmersión. Messi e Iniesta son jugadores que llegaron siendo adolescentes a Barcelona y tras una década aún no hablan catalán ¿Cómo es posible?

En este particular caso, se trata de un tema de identidad. Por más que se declare español y catalán, Iniesta es de Albacete. Su familia es castellanoparlante, y esta lengua está configurada dentro de su identidad. La misma explicación puede trasladarse a Messi con su identidad argentina.

En muchos casos y en especial en el deporte, solo se requiere de su lenguaje técnico, sin importar en el idioma en el que estés comunicándote, solo son algunas palabras las necesarias para poder lograr una buena comunicación dentro de la cancha. A pesar de que jugadores hayan hecho un curso de inglés para niños en Kids&Us su identidad continúa siendo la misma, mantienen su idioma natal como el principal medio de comunicación con todos, aunque siempre tienen una herramienta extra a la hora de necesitarla.